IMG_2884

Cuando tomó posesión de su cargo, Barack Obama sabía que iba a dejar huella en la historia, pero lo que no se imaginaba era que esta le dejaría a él una clara marca: sus canas.

El propio expresidente se rió de este cambio, que también ha podido verse en otros políticos, como Nicolas Sarkozy, José Luis Rodríguez Zapatero o Pedro Sánchez.

Según un estudio de científicos de la Universidad de Harvard, ante una situación de estrés, el sistema nervioso activa aquellos nervios que son parte de la respuesta de lucha o huida y que, a su vez, agotan a las células madre, regeneradoras de pigmento en los folículos capilares.

«El estrés acelera esa despigmentación y hace que se produzca antes», ha explicado Laura Agrelo, directora de un centro capilar. Un proceso que deja sin reversas, incluso, a los depósitos de color.

Un problema que también es muy visible en los entrenadores de los grandes clubes de fútbol, como José Mourinho, Pep Guardiola, Luis Enrique o Valverde.